La planta de Nissan en Resende celebra sus 10 años con nuevos proyectos

La planta de Nissan en Resende celebra sus 10 años con nuevos proyectos

El complejo industrial de Río de Janeiro fue el primero de la marca en Sudamérica y le permitió consolidarse y crecer en toda la región

Foto: Nissan ha fortalecido su posición en la región

Publicidad
Internacional
APUESTA
A Todo Motor

A Todo Motor

hace 1 meses

190

5 minutos de lectura

Compartir:

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en WhatsappCopiar link

La planta de Nissan en Resende (Brasil) celebra sus 10 años con nuevos proyectos. El complejo industrial de Río de Janeiro fue el primero de la marca en Sudamérica y le permitió consolidarse y crecer en toda la región. 

Está planta le permitió poner un pie a Nissan en América del sur, ya no con productos importados, sino con vehículos regionales, contar con mayor volumen y multiplicar sus ventas. Desde su puesta en servicio hasta la actualidad ya pasaron 10 años y más de 600.000 unidades producidas, superando también los 15 millones de autopartes

Inaugurada el 15 de abril de 2014, para su puesta en funcionamiento la firma nipona realizó una inversión de más de R$ 2.600 millones ($us 498,49 millones en la actualidad). Inicialmente, fueron fabricados allí el March y su motor 1.6 a los que luego se sumó el Versa y el motor de 3 cilindros y 1.0 litros para el mercado brasileño para finalmente incorporar la producción del Kicks, que representó un punto de quiebre en su historia, aumentando notablemente su capacidad en base a la alta demanda del B-SUV en la región, de hecho, el vehículo y el motor número 400.000 correspondió a un Kicks de color blanco y techo negro, producido a fines de 2019.

Gonzalo Ibarzábal, presidente de Nissan Brasil, dijo: “Nuestro Complejo Industrial de Resende es muy joven, pero, aun así, nos enorgullece porque ya es reconocido globalmente en Nissan por su excelencia y calidad de producción, siempre buscando fabricar vehículos que transformen positivamente la experiencia de nuestros clientes. Esto, claramente, en un ambiente que promueve el bienestar de los empleados y valora la diversidad y la inclusión. En síntesis, como nuestros equipos dicen, en Resende no se producen vehículos, se producen sueños”.

Actualmente la factoría cuenta con dos turnos de trabajo y recientemente incorporó 578 nuevos operarios para seguir ampliando su capacidad productiva como parte de una inversión de $us 250 millones que había sido anunciada por la compañía en 2022 y que se suma al monto ya invertido anteriormente para el desarrollo de procesos, capacitación y mejoras en ingeniería, automatización, infraestructura y fabricación de nuevos componentes. A fines del año pasado, fue anunciada una nueva inversión para el complejo industrial, en este caso de $us 540 millones como parte del plan The Arc, destinada a la producción de dos nuevos SUV’s –la nueva generación del Kicks y un crossover derivado del Renault Kardian-, más el flamante motor 1.0 turbo para el B-SUV.

Articulo anterior

Chery cierra el acuerdo para producir 150.000 automóviles en la antigua fábrica de Nissan en España

Siguiente articulo

El Xiaomi SU7 ya vendió cinco veces más de lo esperado